Blogia
Ciguapas

Cecilia Ramis: Un poema.

 EL OLVIDO

Relámpago de luna en la ventana
La anhelada ciudad huyendo siempre
El mar clausura todo designio
Aquí morirás y  engendrarás tus hijos
Y habrás de llorar como las mujeres cuando se vaya el amor
Y vengan las canas y las agonías
Cuando no valgan los encuentros  porque nada ya se añora
 
Lúgubre y lenta la tarde se sube al lomo del sol
con un acento triste porque se despide
Todo lo que conoces te dice adiós y no responde a tus ruegos ni a tus lloros
 
Y la que prometiste ser no ha venido
Se quedó asomando su rostro en la penumbra y ninguna mano la tocó
ni hubo abrazos
Se quedó sola y todo era frío
La bóveda de la perfección rompió sus contornos
Y ya no hubo esferidad sino un silencio
 
Porque un recuerdo de amor se ha quedado dormido y ya no duele.
 
25/10/02

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Pablo -

\"Lúgubre la tarde...\"
Joder, que bonito, Mari.
Danos más.
Ferrer
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Adolfo Herrera -

Mary, guapa, he leído tu poema. Yo fui, en los años mozos de Pedro, cuando vivíamos pared con pared en el mismo piso su crítico más inmediato y contundente. Me ha gustado mucho, es desde el punto de vista gramatical, intachable. Hay algo en él que me recuerda precisamente la melancolía, la tristeza y la añoranza por el amor lejano, algunos de los poemas de Pedro. Tan sólo tienes treinta y tantos y eres guapa, e inteligente y algo que siempre me ha gustado mucho de ti, decidida y con criterio propio. No veo motivos para que te tornes a veces tan poco optimista. Te recomiendo que más que a Neruda pongas en tu firmamento a Whitman.
En otro orden de cosas, ¿te gustaría venir este fin de semana a pasarlo con nosotros en Zaragoza?, por supuesto acompañada de tu chico o de quien sea el que vele tu sueño. Dime algo pronto. Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres