Blogia
Ciguapas

LAS DOS ORILLAS. Cecilia Ramis

LAS DOS ORILLAS. Cecilia Ramis ADIOS A PLUTÓN             Dice el saber popular que cuando empezamos a llamar ruido a la música que escuchamos es que nos estamos haciendo viejos. Puede que tengan razón y yo haya pasado a formar parte de esa fila, pero en cualquier caso lo que está claro es que nos está costando a algunos digerir algunos cambios que parecen tener el poder de volver nostalgia todo aquello que ha sido nuestro sistema referencial, o lo que quizás resulte más rebuscado de decir, el saber establecido.  Mientras los astrónomos debatían en Paris las características que debe de tener un planeta para ser considerado tal, y otras más para que sea del sistema solar, yo pensaba en la suerte de Plutón. A mí siempre me pareció Plutón un planeta tierno, a pesar de que ya los libros escolares advertían que se trataba de un plante frío. Tan redondín y pintadito de verde o azul en los mapas, venía a culminar la lista como un punto final que cierra un círculo. Me los aprendí todos, seguidos, como las conjunciones, las preposiciones, las partes del cuerpo humano, miles de conceptos y clasificaciones que nos hacían repetir de manera cansina sin que entonces le encontráramos ningún sentido a esa tortura nemotécnica.  A estas horas la comisión reunida ha decretado la expulsión de Plutón de nuestro sistema y durante un buen rato no me pude explicar la ridícula congoja que sentí. Fue como si de repente hubieran cogido una goma y, sin permiso de nadie, esos sabios enrevesados de mirada perdida hubiesen borrado no un concepto sino una parte de mi infancia. Puede parecer algo tonto, y quizás lo sea en el fondo (como tonto es ese pavor que el ser humano siente ante los cambios) pero no es la primera vez que siento ese hurto. Al fin y al cabo son la unión de muchas cosas como ésta la que hacen que sintamos que somos de una época. Que sepa que ese síndrome de desorientación lo tuvieron ya quienes inauguraron el siglo XX, no hace que aminore mi pesar. A nadie le gustan las ceremonias del adiós. ¿Cuántas cosas más les queda por quitarnos? Me digo como si pudiera estar hablando con mis vecinos de pupitre, mientras pienso en Plutón y las tantas otras cosas que nos quedan por despedir y, lo que quizás en el fondo sea lo que levita detrás de mi congoja, por venir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Miguel D. Mena -

Querida Mary: muchísimas gracias por estas reflexiones tan puntuales en torno a un tema tan sensible como es el de la discusión en pro de una secularización de nuestra cotidianidad. Ojalá y sigas con estas motivaciones para "el asalto a la razón"... Cariños
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

taiana -

Para colmo, hoy en la mañana, mientras me ajustaba medio deprisa, el deber como si fuera una blusa desgastada sobre algun pantalón, escuche en la TV que hay otros cientificos que anuncian que ya la primavera, a partir del año que viene empezará más temprano!!!!!!! Y ahi fue cuando junto al nuevo planeta enano,se me volvio enana la vida y todo el sistema de referencias. Ya sabiamos que todo es relativo, pero es que ahorita nos van a decir que el mar realmente no tiene olas o que hay que prescindir de la luna llena una vez al mes. Comparto esa sensacion de perdida. El planeta que nacio con nuestros padres, no sera conocido como tal por los que naceran desde ahora y lo que es peor, puede que se termine el siglo sin primaveras!!!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres